miércoles, 8 de julio de 2015

Que comer en la playa o en el campo

Por fin ha llegado el verano y queremos aprovecharlo al máximo. Así que cuando podemos ir a la playa, a la piscina, al río o a donde nos guste pasar estos días de sol y calor. Siempre nos planteamos varias preguntas, algunas de fácil respuesta como que llevar para comer.

Yo no se vosotr@s pero yo estoy cansada de bocadillos de embutido, tortilla, filete empanado, etc.,
Así que este año me he decidido a cambiar mi nevera de playa (yo soy más de playa), pero os vale para todos vuestros destinos.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta llevemos la comida que llevemos es tener una buena nevera de playa, tener las placas de agua bien limpias y congeladas para tener la nevera bien refrigerada y seguir las normas higiénicas que llevamos a diario. Es decir:
  • Lavarse bien las manos antes de tocar los alimentos
  • Lavar bien las frutas y verduras antes de comerlas.
  • Tener siempre mucho cuidado con las fechas de caducidad 
  • No llevar nunca mayonesas caseras ni preparaciones que lleven huevo si este no esta bien cocinado
  • Tener nuestros utensilios de cocina  limpios y en buen estado
Una vez dicho esto os cuento los nuevos cambios de mi comida playera.
  1. Como todos los días  tomo un desayuno saludable, pero si voy a comer en la playa lo hago un poco más contundente. Para evitar picotear y para no tener problemas de bajadas de azúcar por el calor, etc.,
  2. Luego preparo mi menú. Aquí os doy dejo algunas ideas.

Ensaladas:

  • Es una de las opciones más saludables y nutritivas: te permitirá seguir comiendo bien sin sentarte a la mesa, ya que puedes echarles de todo (no te limites a hacerlas ‘solo verdes’). Lo ideal es que puedas llevarlas en un tupper dentro de una neverita (las hay pequeñas y discretas) para que se mantengan frescas.
    Algunas sugerencias:
    • De pasta: perfecta para tener la energías que la playa demanda. Mientras te arreglas pon a cocer la pasta. Una vez fría, échale lo que te apetezca: atún, queso, maíz, palitos de cangrejo, pasas, pavo, pollo frío, tomate... Alíñala con una vinagreta de aceite de oliva y un poco de mostaza
    • De arroz: también puedes hacerla mientras te preparas para ir a la playa, aunque lo ideal es dejarla hecha por la noche para que coja sabor y se enfríe en la nevera. Pon a cocer arroz en abundante agua y un par de huevos en un cazo. Cuando esté cocido, enfríalo con agua. Añade maíz, pimientos morrones, palitos de cangrejo o gambas peladas y huevo duro. Prepara una vinagreta y alíñala.
    • De patata: por la noche o por la mañana, no te quitará mucho tiempo. Pon a cocer patatas (mejor pequeñas). Puedes combinarlas con atún, maíz, huevo duro, pimientos morrones, o hacerla tipo campera con tomate, pimiento, cebolla y bonito
Sugerencia: mejor alíñalas en la playa.


Sandwiches: lo más socorrido

Si tienes prisa, es lo más fácil de preparar, pero no bases tu dieta en ellos. Con pan integral o un poco tostados se mantendrán más crujientes. Lo importante es elegir bien el relleno: procura combinar proteínas + vegetales pero evitando los embutidos de baja calidad y las salsas tipo mayonesa sobre todo si son caseras.
Algunas sugerencias:
Vegetal con aceite de oliva: lechuga, atún, tomate, espárragos con un chorrito de aceite de oliva y sal
De tortilla: en 5 minutos puedes preparar una tortilla francesa (sola, de atún, con queso, etc.). Espera a que se enfríe antes de meterla en el sándwich y acompáñala con unas rodajitas de tomate natural o una loncha de queso
Embutidos: queso con tomate, pavo, jamón york, serrano, salchichón, chorizo... intenta evitar los embutidos de baja calidad (son todo grasa y azúcares)

Sugerencia: si algún ingrediente del sandwich está caliente, espera a que se enfríe para que el pan no se pegue y se reblandezca. Si no tienes papel de aluminio, envuelve cada sándwich en una servilleta y vuelve a meterlos en la bolsa del pan.

Pinchos y rollitos: para cuidar la línea

Ésta una opción para los gourmets y los que no se olvidan de cuidarse ni en vacaciones. También pueden servir como picoteo saludable entre horas. Sólo se necesita una caja de palillos o brochetas de madera y un poco de imaginación para combinar ingredientes.
Algunas sugerencias:
De jamón con melón: cortar el melón a dados y el jamón en cuadraditos y píncharlos con un palillo
De queso: ensartar un dado de queso con un tomatito cherry, con otro tipo de queso, con un trocito de salmón, jamón york o pavo. Combinado con dulce de membrillo es delicioso y servirá de comida, postre o merienda
‘Enrollados’: enrollar un loncha de queso de sándwich con otra de jamón york, serrano, pavo o salmón y píncharla con un palillo.

Sugerencia: preparar pinchos y rollitos variados, meterlos en un tupper y luego llevarlos en una neverita.

Obligatorio: fruta y agua

En estos menús no hemos hablado del postre porque merece una atención especial. A la playa la mejor idea es ir cargado de fruta: para picar, para completar una comida ligera, para merendar, para hidratarte... más que recomendable, imprescindible.
La otra recomendación obligatoria es llevar agua, además de refrescos o zumos. En la playa, bajo el sol, se corre un enorme riesgo de deshidratación e insolación. Además, si lo que se pretende es adquirir un bonito bronceado, la piel necesitará recibir una dosis extra de hidratación para no descamarse, arrugarse ni envejecer prematuramente.
 Preferiblemente siempre fruta de temporada.

Espero que os guste y si tenéis platos divertidos o diferentes que llevéis para comer fuera podéis comentarlos , que siempre vienen bien nuevas ideas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario